Una puerta hacia mundos de papel: ALGO QUE DECIR A FAVOR DE LAS LECTURAS OBLIGATORIAS

ALGO QUE DECIR A FAVOR DE LAS LECTURAS OBLIGATORIAS

28 octubre 2016

+image
Acostumbrados a escuchar malas opiniones respecto las lecturas obligatorias academicas no nos paramos a valorar sus ventajas.

Al tratar este asunto me arriesgo a caer en mi extrema subjetividad en la experiencia personal, por lo que aviso que el debate en cuestión por mi parte se limitará al bando de los partidarios de las lecturas obligatorias; puesto que creo que son mucho más numerosas aquellas opiniones en contra las que podemos encontrar en el mundo de internet.

La percepción de obligatoria permanece en la cabeza de muchos como algo aburrido y pesado. Esta concepción es difícil de combatir, porque cualquier tarea del instituto/colegio es obligatoria para el estudiante, con independencia de que se imponga una lectura o se dé libertad para elegir un libro de nuestro agrado. Aunque siídebemos concienciarnos de que la supresión de lecturas sí que sería algo perjudicial. Aún así, creo que no hay mucha diferencia en dejarnos al alumno elegir un libro o imponérselo, pues ambas son formas de exigir una lectura en un periodo de tiempo determinado.


"Hay cierto prejuicio de los adolescentes hacia la lectura porque se asocia a algo muy academico, de buen estudiante"
"La lectura es una actividad compleja que requiere esfuerzo y que necesitas ejercitar mucho para que te guste"
"No tienen tiempo y sí otros intereses"
"En el instituto/colegio hay mucha lectura obligatoria"
"Padres y profesores tampoco leen"
Estas son muchas de las ESCUSAS que abducen profesores, escritores, bibliotecarios y especialistas para justificar la pérdida de afición a la lectura con el paso de los años.

-La vanguardia

Imaginemos que el primer contacto con la literatura de un alumno es uno de esos libros forzados o elegidos por si mismo pero exigidos de igual manera: su primera oportunidad de palpar un libro, de comenzar a crearse su propia biblioteca personal y por supuesto, de leer. Ello no significa que si el libro no ha sido de su agrado, no vuelva a coger ninguno en su vida, ¿o es que a ti acaso el primer libro que leíste te encantó? Puede que sí, puede que no; aún así no todos los géneros tienen por qué gustarnos, ni tan siquiera todos los libros de los géneros que nos gustan son de nuestro agrado, ¿o me vaís a decir que sí?


Es cierto que en muchos casos el deber leer ciertos libros mandados por nuestros profesores, alejan a determinados alumnos de la literatura, pero ¿en serio creeis que es más probable que un niño o un adolescente le de una oportunidad a la lectura sin que nadie le recomiende hacerlo? Yo sinceramente, no, y sí, lo digo también desde la experiencia personal. Menos aún lo harán siendo niños, quienes toman como ejemplo a los adultos y lo que ven en los medios de comunicación. Que otra cosa igual, ¿cuántos anuncios de libros habéis visto en la TV? Porque mira que yo veo poco poquito (nada) la televisión, pero que yo recuerde no he visto ningún anuncio que invite a niños a pedir un libro para reyes en lugar de juguetes... Si que percibimos publicidad de próximos estrenos en el cine de películas basadas en libros, lo que al menos invitará a ciertas personas a investigar sobre dicho libro después de haber disfrutado de la producción después de salir del cine. Pero eso es otro tema que trataré más adelante.


A todo esto: aún no he hablado de mi experiencia personal, que era a lo que realmente venía y a lo que puedo intuir que veniáis. ¿Por qué sí a las lecturas obligatorias?


- Porque puedes descubrir una nueva pasión: la literatura.

- Porque si ya eras un amante de la literatura, puedes toparte con nuevos géneros que te gusten y descartar aquellos que no han terminado de convencerte.

- Porque no siempre el fin de la lectura es difundir una afición, porque con los libros se aprende. Se aprende cultura sobre determinados temas que normalmente se están tratando en clase cuando dicho libro se obliga a leer.

- Porque este hecho nos invita a descubrir lecturas y autores que muchos de nosotros no nos atreveriamos a escoger.


La primera lectura obligatoria que recuerdo fue bastante tardía, no hace mucho tiempo de ello. En 3º ESO, dos años atrás. "Maus". Un libro que nos alteró a padres, a alumnos y hasta algún que otro tutor (influenciados por las quejas de los alumnos) por su "elevado" precio: 22 euros aproximadamente. Recuerdo que el profesor también nos dio a elegir entre tres lecturas más de las que sólo recuerdo V de Vendetta pero yo me decanté por la ya nombrada.

Que decir de Maus que no haya repetido en el blog cincuenta veces. Maus es y será una de mis lecturas favoritas siempre. Me sumergió por primera vez en la época nazi de la cual carecía muchos conocimientos con 14 años (de la cual aún sigo careciendo, pero menos gracias a muchas lecturas y lecciones de historia).

Después vino mi profesora de lengua, Adela, con su manera de fascinarnos a la hora de contarnos la trama de un libro. Recuerdo con mucho cariño a esta profesora, porque ha sido la única que ha conseguido transmitirme ese amor literario sin obligarme a leer ningún libro. Y aún con esas, me léi dos clásicos de la literatura española como lo son "El camino" de Miguel Delibes y "El lazarillo de Tormes", anónimo. Si no recuerdo mal, estos últimos fueron optativos, pero como ya digo, la pasión de mi profesora por aquel entonces me animó a sumergirme en ambas historias.

Posteriormente vinieron lecturas también como "La voz dormida", que trata sobre un grupo de mujeres encarceladas en la posguerra española. Sí, sí: posguerra española. Quien me diría a mí que iba a gustarme cualquier libro de dicho subgénero o tan siquiera que me interesaba la historia de España. Lo que hacen algunos escritores y escritoras como Dulce Chacón, su autora.

Y bueno, actualmente como lectura obligada estoy leyendo "El mundo de Sofía", del cual percivo muy buenas expectativas con tan solo las primeras setenta páginas leídas.


Y para terminar, me gustaría repetir (siempre desde mi experiencia): SÍ a las lecturas obligatorias aunque he de añadir un NO a los exámenes post-lecturas.

Como siempre, no todo es blanco o negro, y por supuesto que hay numerosos puntos en contra sobre este aspecto, pero hoy quería dar un punto a favor en este tema. Como todo en esta vida, es cuestión de opiniones, de percepciones y demás. Me gustaría que dejarais vuestra opinión en los comentarios para dejar abierto así un debate.

Y recordad: la responsabilidad de transmitir el amor por la lectura depende de todos. Recomienda, regala, presta, toma prestado, compra, disfruta libros.

7 comentarios:

  1. ¡Hola! Yo estoy medio de acuerdo contigo. Por una parte creo que las lecturas obligatorias son necesarias para acercar lecturas a los estudiantes que de otra forma nunca cogerían un libro, pero por otro lado creo que debería de ofrecerse una lista de recomendaciones y que dicho alumno escoja la lectura que quiera.
    Los libros que más me gustaron de las lecturas obligatorias que me mandaron en el instituto fueron de listas de lecturas recomendadas, nos obligaban a leer uno pero teníamos opciones donde escoger, y creo que eso fue algo que impulsó mi gusto por la literatura. El hecho de que me obliguen a leer algo y no tener más opción que leer eso siempre me echó para atrás, ya que leer pasaba de ser algo que me gustaba a ser una obligación.
    Aunque también creo que hay de todo y algunos profesores sí que saben escoger las lecturas que mandan y adaptarse a los diferentes gustos de los estudiantes, o simplemente acercar clásicos de la forma correcta para que los alumnos los aprecien y los lean (porque, ¿quién no ha dicho que se ha leído un libro y ha ido al examen con lo que decía la wikipedia sobre ese libro? xD).
    "Maus" lo leí hace bastante tiempo y me encantó, me lo recomendó una profesora porque creía que me podría gustar y efectivamente me encantó :)
    Muchas gracias por la entrada, me gustan mucho este tipo de entradas ;) Y perdón por el comentario tan extenso. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar agradecerte tu presencia por aquí. Me hace especial ilusión que una de las personas que me ayudaron en los cimientos del blog siga visitandolo y más aún si lee mis entradas y me comenta ♥
      No acepto un perdón por un comentario y mucho menos por su extensión. Tu como bloguera sabes la ilusión que hace recibir un comentario y darse cuenta de que sí, esa persona HA LEIDO tu entrada :)
      Por supuesto, las lecturas obligatorias es como todo, tiene sus partes buenas y sus partes malas como ya específico en la entrada. Pero a veces solo nos centramos en sacarle el lado malo a las cosas y yo tenía que dar mi punto de vista, mi opinión, que ha sido muy positiva en cuanto a mi experiencia respecta.
      Muchísimas gracias por tu comentario, espero verte por aquí pronto. Un abrazo <3

      Eliminar
  2. Hola! El problema que tengo yo con las lecturas impuestas es que además de ser impuestas, deben ir gradualmente siendo a gusto de cada persona. Si cuando pequeño no podías escoger libros, quizá cuando ya estés casi saliendo de la escuela, entre todos esos libros impuestos, que escojas 1 o 2, el problema de ello que le veo, es lamentablemente, que al no tener gusto por la lectura, la mayoría podría llegar y buscarse un resumen. Por eso, también hay que encontrar una nueva manera de reencantar a jóvenes por la lectura, ya que el método actual no sirve y eso se ve reflejado en el poco interés.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Es cierto que puede que la primera lectura obligatoria no guste a mucha gente, pero a lo mejor ese hecho impulsa a que esas personas elijan alguna otra novela "por si les gusta más" y a partir de ahí descubran un nuevo hobbie, una nueva afición, ¿no? :)

    Yo también creo que si un profesor no "obliga" a sus alumnos a leer una novela cada trimestre, por ejemplo, dudo mucho que alguien lo haga, al menos de forma obligatoria. ¿Y si esa obligatoriedad le da a los alumnos ese empujón que necesitaban para descubrir algo que les gusta? Bienvenido sea, ¿no? ^^

    A mí nunca me dieron a elegir de entre mis lecturas obligatorias pero aun así creo que con ellas he descubierto muchas historias que me han gustado mucho aunque, claro está, algunas otras no me gustaron tanto, pero bueno... siempre se puede sacar algo positivo de todo eso, así que estoy de acuerdo contigo :)

    ¡Buen post! ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. algunas si que son cierto que son aburridas pero también asi consiguen que leas algún clásico de la literatura
    no todos son aburridos yo la mayoria que he leído me han gustado
    un beso
    Ainhoa de Infinity life

    ResponderEliminar
  5. Mi hermano tiene que leerse un libro obligatorio. Él no lee absolutamente nada y antes al menos se animaba y leía libros para chavales de 12 años (su edad, vaya). Pero desde que le mandaron ese tostón (porque es un tostón, y lo sigo yo que amo leer) no quiere ni cogerlos.

    Una gran ayuda nos han hecho los libros obligatorios a la familia. Desesperarnos, ponernos de mala hostia y acabar leyendo resúmenes porque leíamos los libros con tan poco interés porque todos eran un coñazo que acabábamos teniendo que buscar resúmenes para acordarnos del libro.

    ResponderEliminar
  6. Uff, yo no podría leer algo de forma obligatoria, rindo más cuando no me presionan, jajaja...

    He llegado a tu blog a través de la iniciativa Seamos seguidores, y ya te sigo, me encantaría que tú lo hicieras también. Como no encontré una entrada específica para ello te dejo el comentario aquí, espero que no te moleste.

    Te dejo la dire del blog por si hubiese alguien más interesado en conocerlo.

    https://bibliotecariarecomienda.blogspot.com.es/2016/10/iniciativa-seamos-seguidores.html

    Saludos!!

    ResponderEliminar

¡Deja tu comentario y hazme feliz!
Tenéis las condiciones en las POLÍTICAS del blog. Abajo del todo. <3






By SaraH | UNAPUERTAHACIAMUNDOSDEPAPEL © 2015


Aviso Legal y Política de uso y privacidad